Históricamente estamos acostumbrado a asociar la palabra política a contextos como el de un debate, una campaña, el Congreso y los noticieros. Probablemente los lugares que acabo de nombrar son para gran parte de la población —en especial para los jóvenes— profundamente aburridos o indiferentes.

Pero, con la modernidad, aparecen nuevos medios de comunicación masiva nunca pensados por los políticos clásicos. Ya desde los diarios, pasando por la radio y la televisión, llegamos al mundo de la internet, el cual se vuelve un nuevo campo de batalla para los políticos. Entre todos estos nuevos canales de comunicación, aparece el cómic, el cual ha sido identificado por los pensadores políticos como un medio abierto a las masas y muchas veces capaz de transmitir ideas más radicales que aquellas acostumbradas por los canales tradicionales.

A la vez, el cómic ha evolucionado desde su invención. Quizás la mayor parte de nosotros tenemos la idea del cómic como una historieta para pasar el tiempo a través de narraciones simplonas. Ciertamente esto fue así en algún momento de la historia del cómic —y en la actualidad todavía existen— pero estamos muy lejos de eso. Cada vez las historias se vuelven más complejas y el canal de transmisión (el dibujo) adquiere matices más simbólicos y artísticos. Todo forma parte de una narrativa que se vuelve más complicada a medida que sus temas se profundizan. No por nada, una rama del cómic se ha enfocado mucho más en los argumentos que en los dibujos, volviéndose así una “novela gráfica”. De este modo, tenemos comics donde los temas políticos son tocados tangencialmente hasta obras que son explícitamente políticas. En resumen, el cómic ya no es un pasatiempo enfocado netamente en los niños, sino que apunta a diferentes segmentos de la población con diferentes propuestas: una de ellas, la política.

Un ejemplo de lo anterior es X-Men. Este cómic tiene su génesis en momentos complejos de la historia de Estados Unidos. Si bien la esclavitud había sido abolida hace años, existía una tensión racial que llevó a la aparición del Movimiento de los Derechos Civiles. Es decir, en Estados Unidos estas minorías raciales habían sido perseguidas y discriminadas hasta desatar una reflexión sobre su rol en la sociedad. Es justamente este el tópico político que se desprende de X-Men. Aquí los mutantes se sienten apartados de la comunidad general y emprenden una búsqueda de un espacio tanto por el medio pacífico (Dr. Xavier) como por la violencia (Magneto). Por esto mismo, el cómic tiene una relación intrínseca con los contextos sociales e incluso puede ir más allá, volviéndose un espejo de la sociedad.

Por lo anterior, no son pocos los comics donde se toca la política —tanto de modo accidental como esencial. Hoy queremos ofrecerles una visión general de diez de los más icónicos cómic políticos para introducirse en este fascinante mundo. Ciertamente existen más, ciertamente existen otros, pero esta es nuestra selección.

“V de Vendetta” – Alan Moore (escritor) y David Lloyd (ilustrador)

  En una Inglaterra distópica de los 90, los ciudadanos se ven inmersos en un sistema político totalitario tras una semi guerra nuclear. Esto lleva a la aparición de un partido fascista que impone su poder y control a casi todos los ámbitos de la sociedad —incluyendo la tecnología. El pensamiento que recorre sus páginas es un anarquismo que busca la libertad de este contexto opresor. El protagonista de esta obra se reconoce como un terrorista revolucionario apodado “V” que se caracteriza por llevar una máscara de Guy Fawkes, pero no al modo que estamos acostumbrados a reconocer a los terroristas contemporáneos, sino enfocado a la lucha más que a la explosión. “V” busca incitar a los ciudadanos a un cambio en el sistema a través de una campaña para derrocar al gobierno no sin una violencia necesaria.

El tema político principal de este cómic es la lucha que existe entre dos posiciones políticas radicalmente opuestas: el anarquismo y el fascismo. Esta lucha atraviesa a lo largo de sus páginas diversos horizontes, como el de la tecnología, los medios de comunicación o la policía.

También tenemos una versión cinematográfica de este cómic homónima.

“Persépolis” - Marjane Satrapi

Muchas veces tenemos esa reduccionista imagen de las sociedades del medio oriente como aquellas donde el burka y el islam han permanecido desde siempre. Marjene nos cuenta su historia personal de cómo el régimen fundamentalista de los ayatola llega a Irán en su infancia y cómo, de un día para otro, desaparece el modo de vida al cual estaban acostumbrados. Marjane había vivido hasta sus diez años en una familia de clase alta compuesta por padres progresistas y laicistas, es decir, muy al modo occidental. Pero la complejidad de la vida muestra cómo el “nuevo régimen” (con el cual sus padres simpatizaron en un comienzo) es tomado por los integristas, desatando un nuevo clima de tensión social.

El argumento del cómic recorre desde la infancia de Marjane en Teherán hasta su llegada a Francia —lugar donde compone la obra— pasando por sus experiencias juveniles. Es interesante cómo este cómic no solo gira alrededor de los eventos sociales y políticos, sino que también sobre la evolución propia de la vida de la protagonista. En el cómic se pueden ver la coincidencia de varios factores interesantes dentro de un mismo personaje: una mujer en un régimen totalitario; una niña, una joven y una adulta; una mujer de clase alta; una inmigrante, etc. Marjene se convierte en un retrato de esas personas sin patria: ajena al islam de su tierra, ajena a una Francia que la acoge y, finalmente, ajena a un Irán que la ve como occidental. Todos estos temas conforman una obra autobiográfica cuyo objetivo final es comprender la vida y el mundo que le tocó vivir a la autora.

Este cómic también llega a una versión cinematográfica el 2007 en una película con el mismo nombre.

“Vals con Bashir” Ari Folman (escritor) y David Polonsky (ilustrador)

Curiosamente, los comics anteriores han tenido adaptaciones al cine. En el caso de Vals con Bashir es en sentido opuesto: comenzó como una película de animación que terminó con un cómic. Aquí tenemos otro caso de un autor (Ari Folman) que busca darle sentido a su experiencia a través de las viñetas. A los 19 años participó en la guerra del Líbano en 1982 y desde ese momento —y durante 20 años— tuvo ciertas lagunas mentales respecto a la noche del 16 de septiembre y la semana siguiente. Pero los recuerdos vuelven a aparecer a través de un sueño recurrente cuya conexión no es clara. Este conflicto bélico pasó a la historia por convertirse en una masacre de miles de hombres en los campos de refugiados de Sabra y Chatila por parte de las tropas cristianas maronitas. Nuestro personaje se ve motivado a buscar la verdad sobre la guerra en el Líbano y de este modo responderse a sí mismo qué hizo esa noche y de qué es responsable.

Interrogando a sus compañeros de armas, se da cuenta que esto responde a una amnesia colectiva producto de un estrés postraumático. A lo largo de la obra, va reconstruyendo parte de lo vivido en aquellos días, pero —como era de esperarse— con recuerdos profundamente dolorosos y sangrientos junto con oníricas fantasías. Tenemos una interesante búsqueda de la experiencia reprimida en el inconsciente, así como de la plasticidad de nuestros recuerdos.

En el ámbito político, este cómic destaca la visión crítica de un exmilitar respecto del actuar israelí. Enfocado en el conflicto más sangriento que lleva hasta ahora la guerra entre Israel y Palestina, tenemos un testimonio de primera mano acerca de lo inhumana que puede ser la guerra junto con la laxitud de sentido de esta, así como de la responsabilidad de los implicados.

“Maus: Relato de un superviviente” - Art Spiegelman

Una de las más aclamadas novelas gráficas de cerca de 300 páginas gira en torno a la experiencia del padre de Art Spiegelman como judío polaco en el Holocausto de la Segunda Guerra Mundial. Aquí, las razas humanas son entendidas como animales —jugando con elementos de las fabulas al estilo de Esopo—: judíos como ratones, alemanes como gatos y polacos no judíos como cerdos. Una obra alambicada donde los recuerdos del padre se entremezclan con la difícil relación de este con su hijo (y, a la vez, autor de la obra). Se vuelve tan interesante la narrativa de la difícil situación de los judíos en los años previos a la Segunda Guerra Mundial, así como el cuadro que va creando Art sobre su padre. El tema del Holocausto es tan vital como la lucha del autor por dar orden a su relación con su padre y la explicación del suicidio de su madre y la sombra de un hermano que nunca conoció pero que se ha convertido en una efigie moralizante. Una obra narrativa de alto nivel que se vuelve difícil de resumir en cortos párrafos. Ganó el Premio Pulitzer en el año 1992, una beca de la fundación Guggenheim y una exposición en el Museo de Arte Moderno de Nueva York.

En definitiva, tratamos con una obra de alto nivel que ha dejado huella en la expresión artística de occidente. Una novela gráfica que realmente hay que leer.

“Civil War” - Mark Millar (escritor) y Steve McNiven (ilustrador)

Un reality show de superhéroes sale mal conllevando la muerte de más de 600 personas en Stamford, Connecticut; 60 de ellos eran niños. El Gobierno de los Estados Unidos se ve obligado a promulgar una la “Ley de Registro de Superhumanos”, la cual obliga a todas aquellas personas que tengan superpoderes a revelar su verdadera identidad y trabajar para el gobierno. Esto, debido a una serie de eventos con altos grados de daño ocurridos desde hace un tiempo y cuyos perpetradores han sido superhumanos. De este modo, los superhéroes toman posiciones creando dos bandos. El primero de ellos —a favor de la Ley de Registro— tiene como líder a Iron Man. Por otra parte, el Capitán América —que curiosamente siempre ha sido el caballo de tiro de la clásica imagen americana en los comics— toma el liderazgo del grupo clandestino y opositor.

El horizonte político recae en las argumentaciones de ambos grupos. Por una parte, los pro-ley, son conscientes de que en el panorama actual de los superhéroes, es necesario un registro para capacitar y supervisar. Por otra parte, los rebeldes argumentan que es necesario el secretismo en orden de poder disociar el deber de superhéroe respecto de la vida privada y así mantener a salvo a sus familias y amigos. Tenemos el siempre presente tópico de la tensa relación entre la libertad y la seguridad, así como la pregunta sobre quién está sobre quién: ¿los héroes sobre el gobierno o el gobierno sobre los héroes?

Llegó a una adaptación cinematográfica el año 2016 llamada “Capitán América: Civil War”.

“Eagle: The Making of an Asian-American President” – Kaiji Kawaguchi

Este cómic —técnicamente un manga— es bastante particular. Primero que todo, nos muestra una visión oriental de cómo se ve la política americana. Muy al estilo japonés, está atravesado por el dramatismo y la exageración. Nos cuenta, básicamente, la historia del primer candidato de origen oriental en llegar a la Casa Blanca. Enfocado fuertemente en la trastienda política, viajamos a través de cuatro tomos por conversaciones privadas, cobros de favores e intrigas propias del ajedrez que llamamos política. Kaiji Kawaguchi intenta mostrarnos cuál es el perfil del político: frio y severo mientras que, hacia el exterior, se muestra carismático. La propuesta del mangaka es mostrar lo maquiavélico de la política contemporánea y cómo el camino al poder implica una gran cantidad de pactos con el diablo.

“Superman Red Son” – Mark Millar (escritor), Dave Johnson (ilustrador) y Kilian Plunkett (ilustrador)

Todos conocemos la historia de Superman, ¿cierto? Ahora imaginen que la capsula enviada del planeta Kriptón, en lugar de caer en Kansas, cae en la Ucrania de la Unión Soviética. Esto es lo que llamamos una “ucronía”, una historia donde un hecho del pasado ocurre de una manera diferente lo cual cambia completamente el presente. En este cómic, el hombre de acero lucha a favor de Stalin, el socialismo y el Pacto de Varsovia. Superman abraza los ideales del comunismo convirtiendo la Guerra Fría en una lucha entre un superhombre y una supermente ¿de quién? De nada más ni nada menos que Lex Luthor. El gobierno de los Estados Unidos, para enfrentar la fuerza de Superman, pide ayuda a Luthor quien, con su inteligencia superior, confecciona planes para acabar con el Hijo Rojo. El primero de ellos es un clon de Superman, pero con diferentes ideales: el antisuperman.

“Ex Machina” – Brian K. Vaughn (escritor) y Tony Harris (ilustrador)

Si tenemos que hablar sobre el perfecto equilibro entre los clásicos comics de superhéroes y la política, “Ex Machina” es el mejor ejemplo. Aquí Mitchell Hundred es el alcalde de Nueva York, pero tiene un pasado como superhéroe. Después de los atentados del 11 de septiembre se siente un fracasado y se replantea su rol en la sociedad en orden de ayudar verdaderamente a las personas. Por esta razón, comienza una campaña por la alcaldía la cual termina ganando. Es un cómic duro. El autor, al mostrarse como independiente de un partido político, puede exponer con gran claridad los problemas propios de las relaciones políticas. Los personajes secundarios vienen a encarnar varios espectros del pensamiento político dando así una rica fauna ideológica. Temas como el racismo, la homofobia, la libertad, la seguridad entre muchos otros se cuelan a través de sus páginas mientras se mezcla una historia donde la inexperiencia de Mitchell lleva a contrastar su idealismo con la realidad, a la vez que ve los efectos el mundo de la política en su vida privada.

“Pyongyang” - Guy Delisle

Guy Delisle logra uno de los desafíos más complejos que enfrenta la política internacional en nuestros tiempos: una radiografía certera a Corea del Norte. Este cómic es otro relato de carácter personal, esta vez acerca de los dos meses que el autor estuvo en esta república dictatorial trabajando para un estudio de animación. La experiencia que recoge es la de un sistema político que busca acabar con el pensamiento libre y crítico a toda costa, mientras mantiene un hermetismo hacia el mundo exterior.Plagado de un humor mordaz, el autor retrata la hiper militarizada república y lo que ocurre en ella de manera cotidiana. Podemos sentir la tensión de Guy cada vez que se enfrenta a sus “guías” —o, mejor dicho, vigilantes— pero siempre desde un humor sardónico. La obra se vuelve deprimente a ratos, pero logra dar en el clavo: mostrar por qué Corea del Norte es paranoicamente política y por qué esto representa un peligro para sus enemigos (que venimos a ser casi el resto de los países del globo).

“Batman: The Dark Knight Returns” – Frank Miller

Escrita y dibujada por Frank Miller, cuenta el regreso de un ya maduro Batman que emprende la cruzada de limpiar por última vez Ciudad Gótica en la ucrónica década de los 80. Lo que convierte a este cómic en una pieza de colección es el hecho de marcar un antes y un después en el tipo de narrativa. Tenemos a un Batman más complejo en su psicología, moralmente más dubitativo y, por sobre todo, más violento.Esta nueva Ciudad Gótica es una crítica social. Fuertemente asolada por la violencia, y el individualismo, las fuerzas policiacas no pueden hacer nada para cambiar el clima de depravación que se cuela en las calles. El regreso de Batman, en lugar de mostrarse como una luz de esperanza para las fuerzas de Gótica, parece un estorbo. Las clases sociales más poderosas de la ciudad viven cómodamente por sobre el caos de las calles. ¿Cuál es el rol del héroe en una ciudad que ha sido profundamente corrompida? Un cómic que muestra lo maduro que puede ser el género. Batman se expone como un héroe complejo, lleno de matices que nos hace preguntarnos si es un loco, un héroe o un tirano despótico que va más allá de las leyes a través de sus recursos para impartir la justicia a su modo personal.

No sabemos si Batman quiere salvar la ciudad o busca una muerte que lo convierta en leyenda. Estamos frente a un cómic donde la autoridad no siempre tiene la razón y la justicia, donde los policías son corruptos, los políticos buscan sus propios intereses y las personas de buena voluntad cometen caros errores. En definitiva, un mundo más parecido al de nosotros.

¡Por favor, ayúdanos a seguir creando contenido! Dale like aquí a nuestra página en Facebook:

Leave a Reply