Evaluación
[Total: 1 Promedio: 5]

Siempre ha sido útil establecer la diferencia entre prioridades políticas y urgencias sociales. Mientras la primera se refiere a aquellos temas que gozan de preferencia en la agenda pública porque los políticos las consideran importantes, las segundas, las urgencias, se encuentran relegadas a un segundo plano, tanto en su discusión como solución.

Una de estas prioridades políticas es la votación de un Consejo Regional. Los famosos Core, que nadie sabe mucho qué hacen, y que tienen poco impacto en la vida de las personas. Como contracara, ganan un sueldo y gastan recursos de todos los chilenos, recursos que, de seguro, podrían tener un mejor destino.

Las comunidades locales requieren mucho más que un voto por un desconocido en las elecciones del domingo cada 4 años

El Paso va para ellos, porque son una muestra muy clara de lo lejos que están los políticos de las personas, del ciudadano común y corriente. Siendo la confianza un bien escasísimo, y con niveles de participación ciudadana que rayan la tristeza, el desconocimiento de los Cores sólo aporta a desprestigiar la política.

Pero incluso revisando sus atribuciones, vemos que no se justifica la parafernalia electoral. Que son una prioridad política.Porque su rol, como indica la ley respectiva, se reduce a poco más que aprobar el presupuesto regional y los reglamentos regionales. No hay una rendición de cuentas, un espacio de acercamiento: su pega es ir a algunas reuniones de las que poco y nada sabe el ciudadano de a pie.

Y restablecer el vínculo de representación es fundamental hoy en día. Como vimos, en el caso de Josefina Canales, presidente entrante de la Feuc, es clave contar con representantes con destrezas suficientes para ejercer el poder que se les encomienda, de contar con talentos suficientes -o ser razonablemente pulidos en sus habilidades- para guiar y organizar con sentido la participación ciudadana.

Eso se extraña, y desaparece con el actual Consejo Regional. Uno con gusto a poco, como parte de una distribución poco equitativa de las potestades entre el gobierno central (que, en la práctica, dirige todo a través de los intendentes), y las comunidades locales, comunidades que requieren mucho más que un voto por un desconocido en las elecciones del domingo, cada 4 años.

¡Por favor, ayúdanos a seguir creando contenido! Dale like aquí a nuestra página en Facebook:

Leave a Reply