Evaluación
[Total: 4 Promedio: 3.5]

La Araucanía es una gran incógnita política para Chile. Un territorio que, a pesar de ser el más pobre de Chile, reclama una soberanía ancestral sobre las tierras. Más allá de la discusión de la validez de sus títulos para reclamar el dominio de la tierra, que requiere mayor extensión, uno de los temas más desconcertantes de todo el conflicto es la escalada de violencia sistemática, articulada y con fines políticos, mezcla comúnmente conocida como terrorismo. El terrorismo, según la mayoría de la literatura, es una forma violenta de lucha política, que persigue la alteración del orden establecido o la creación de un clima de terror e inseguridad, intimidar a los adversarios o a la población en general.

El blanco preferido de las células han sido los camiones. La meta de la Coordinadora Arauco Malleco, que lidera el triste movimiento, era quemar 100 camiones en el 2017, sin contar los recintos en los que los resguardan, maquinaria anexa, oficinas y otros. Además, desde 2016 se han quemado templos cristianos-evangélicos y católicos, incluso con fieles dentro.

Por eso llama tanto la atención que el gobierno haya cambiado la calificación del delito que se imputa a cuatro comuneros, que se hallaban en huelga de hambre hace más de 100 días. ¿Debemos creer que antes era terrorismo y desde ayer no? ¿Significa que cualquier persona que realice una huelga de hambre, o un acto temerario, va a poder influir en la calificación jurídica de su delito?

Pero al menos obtuvimos la razón del por qué de esta medida en la entrevista que concedió Mario Fernández al Mercurio: "Quien cede por una causa justa no tiene por qué avergonzarse" . Pero, ¿es justo que  iglesias sean incendiadas con fieles dentro? ¿Es justo usar escuelas rurales como cobertura para los tiroteos?¿Es justo para la familia Luchsinger-McKay? La afirmación del Ministro es una afrenta a cada una de las víctimas inocentes de la violencia y a sus familias.

Es sumamente llamativo que se prefiera alterar el curso del juicio, toda vez que se pudieron haber utilizado otros medios, mucho más idóneos, para resguardar la vida de los formalizados. Por ejemplo, instruir su alimentación mediante sondas, solicitar un cambio en la sede de prisión preventiva, o enviarlos a un hospital. En una determinación política, el gobierno prefirió defender a los terroristas, entregando un mensaje clarísimo a la ciudadanía, y en especial a todos quienes día a día viven el clima de inseguridad en la 9na. Región: el gobierno de la Nueva Mayoría está por los delincuentes, por sobre toda consideración de orden público o justicia.

Comments

Comments are closed.